Se acerca la vuelta al cole, terrorífico drama anual

Sí. Para mí se convierte en todo un tema que da miedito, y mucho. Desde hace días veo venir septiembre, así como de lejos, pero como algo que no va conmigo. Y claro, irremediablemente aquí está. Y por supuesto, NO HE PREPARADO NADA.

El listado de materiales, tanto de mi grande como del pequeño, están “Missing”. No están. No aparecen. No me acuerdo donde los puse; no me acuerdo ni donde tengo la cabeza, me voy a acordar de un papel que me dieron en junio (¿Fue en junio?) La cosa promete.

Miro por todos lados. Miles de tesoros inesperados aparecen en la mochilas (ostras, las mochilas, hay que comprar nuevas. Éstas no les duran ni un asalto, y menos, un curso escolar), pero ni rastro del listado.

Busco recursos. El grupo de Whatsapp del cole. Ufff….paso. Llevamos todo el verado callados, no quiero despertar a la bestia. Mejor me quedo quietecita y lo hago a la antigua usanza: El primer día de cole libreta, lápiz y goma. No necesitan más. No creo que el primer día vayan a graduarse en Física Cuántica, digo yo.

Oigo quejas al respecto. Claro, querían materiales nuevos. No mi vida, no estamos “pa derrochar”; te vas con tu lápiz nuevo y verás qué bien todo. Total, seguro que lo pierdes en el patio.

Al rato, surgen nuevas inquietudes: “Mamá, me hacen daño los zapatos”. Ostras, no me había dado cuenta. Claro, después de dos meses en chanclas, qué podía esperar. Les ha crecido el pie (los dos y a los dos), hay que renovar calzado urgentemente. QUÉ GUAY, NO QUEPO EN MÍ DE GOZO. Más cosas a la lista.

Tengo que seguir, debo seguir. No quiero asomarme al armario, ahí puede que encuentre un nuevo fracaso. Puffff, venga, échale valor. Venga, VOY.

Otro desastre. No hay pantalones de chándal. NI UNO. Evidentemente, todos murieron antes de finalizar el anterior curso. NI ME ACORDABA. Tengo como 20 chaquetas de chándal, pero divorciadas (como yo) o viudas, es decir, sin compañero. MÁTAME CAMIÓN, más cosas para la lista.

Mientras tanto, nenes, iremos al cole en bermuditas y pantalón corto de deporte, que aquí por el Sur la temperatura es muy agradecida hasta, por lo menos, el mes de noviembre.

Me siento motivada, veo que voy resolviendo cosas…VOY A SEGUIR. Ropa interior y complementos: todo OK. Soy una máquina, lo sé. :)

Un momento…voy a revisar los calcetines, llevan todo el verano abandonados en el cajón. FRACASO TOTAL. Por supuesto, hay que comprar calcetines, OF COURSE. Apuntado en la lista.

No sé si seguir, me invade la angustia y el miedo. Sí, la lista me mira y me juzga.

Y hablando de listas, buscando entre los calcetines roídos, he encontrado el listado de material de los dos nenes. No quiero saber cómo ha podido llegar hasta allí, pero APARECIÓ.

Ahora los que me miran con desprecio son los calcetines.

Feliz Vuelta Al Cole, MadresDesastres!!!

 

 

 

2 pensamientos sobre “Se acerca la vuelta al cole, terrorífico drama anual

  • el 12 septiembre, 2018 a las 09:45
    Enlace permanente

    Me ha encantado!Me he reído con tu post😂 que sucederá con los papeles que nos dan a final del curso que siempre desaparecen y no te acuerdas de ellos hasta el final del verano! Es un misterio!

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.