Mami, quiero un pase para hacer muchas kills, y otros ciber-riesgos del Fortnite

¡Hola mis Desastrosas! Hoy toca una de videojuegos. Para las que tenemos niñ@s que ya empiezan a hacer sus pinitos en la PlayStation, tenemos de moda un juego muy peculiar y adictivo llamado Fortnite al que ya le dediqué un maravilloso post durante el verano y que podéis leer pinchando aquí.

Con la llegada del cole, la incidencia en el jueguecito se vio, obligadamente mermada, por las nuevas rutinas que en época escolar se suelen inculcar: acostarse temprano, levantarse temprano, hacer deberes, actividades extraescolares, etc. Eso se traduce en menos horas disponibles para engancharse al mando y enchufarse los cascos.

VENTAJAS (Haberlas, haylas)

Porque el Fortnite es mucho Fortnite. A pesar de ser un juego que aparentemente es convencional y simple (consiste en que cien jugadores compiten por ser el último superviviente del combate), en sus entrañas esconde una serie de extras que elevan su atractivo para los más pequeños (y no tan pequeños).

Para empezar, es un JUEGO SOCIAL. Tooooooodos los amigos juegan, y como juegan on-line, toooooooodos los amigos juegan juntos. Los míos parecen la Hormiga Atómica con los cascos de gammer y el pinganillo. Resulta curioso, porque si miramos el lado bueno (y tenemos bien configurado el control parental del dispositivo, podéis consultar aquí), están con sus amigos en un  juego que requiere de estrategia y de trabajo en equipo (en el modo Duo y Escuadrón), cosa que en cierto modo les puede venir hasta bien para forjar lazos de amistad y mejorar en cuanto a la cooperación, creatividad y prestar atención en la tarea realizada. Casi ná. Todo bien hasta aquí, pero NO.

CIBER-RIESGOS (Haylos y muchos)

Uno de los principales peligros potenciales es que es muy fácil que un pedófilo se esconda detrás de un avatar. Como madre a mí eso me acojona enormemente. Os aconsejo leer, este interesante artículo del mísmisimo FBI donde alerta de eso mismo. Es muy muy muy, pero que muy importante concienciar de ello a nuestros retoños, y por nuestra parte, supervisar con quién están jugando, ya que en cualquier partida pueden iniciar una conversación con un desconocido, cuyas intenciones ignoramos. No olvidéis de revisar también el chat de texto, por si las moscas.

“Los padres de la era digital debemos entender cómo se entretienen nuestros hijos en las plataformas digitales. Por ello, es imprescindible que juguemos con ellos y comprendamos los entornos en los que se mueven, al igual que hacemos con ellos en la vida real. Esta es la mejor manera de ayudarles a convertirse en personas autónomas y maduras en el mundo digital”.

Si lo aconseja Hervé Lambert, Global Consumer Product Manager de Panda Security, habrá que hacerle caso. El enlace del artículo, lo tenéis aquí.

En otro orden, se debe tener en cuenta que si te matan, puedes quedarte a ver cómo termina la partida ó iniciar una nueva inmediatamente, por lo que la diversión en cadena es interminable, mientras interaccionan cibernéticamente con sus amigos. Pueden pasar horas y horas. De hecho ya se han detectado problemas de adicción en niños en otros países como Estados Unidos y Reino Unido y apuesto a que poco a poco, irán surgiendo en el nuestro, porque nosostros lo valemos.

Exige de muchísima competitividad, sí. No olvidéis que deben matarse unos a otros hasta que sólo quede uno, tipo Los Inmortales. Y ahí es donde se desata la furia y donde muchos no saben manejar ciertas situaciones de estrés que evidentemente se generan. Porque claro, si la cagas, se te van a echar encima todos los del equipo, a voces, y no precisamente diciéndote lindeces. Ahí surgen piques gordos, os lo puedo asegurar. Y como cuentan con la ventaja de que no se ven cara a cara, con la impunidad del anonimato, los niveles de crueldad pueden ser importantes. Por ello, es crucial que si detectamos conflictos, hagamos lo posible por pararlos o enseñarles a resolverlos. Es un arma muy heavy en unas manos muy novatas.

Además, hay un sinfín de armas y artilugios varios que puedes ir ganando a medida que avanzas de nivel. Y ahí llega la madre del topo: el juego es GRATIS inicialmente. Te lo descargas en la Play o en el PC y a funcionar. Pero luego, te van ofertando MEJORAS para tu personaje, que consisten en disfraces llamados: SKINS. Total, que para adquirir el último skin, que te va a permitir ser el más chulo y preparado del escuadrón, debes COMPRAR el PASE, y para comprar cierto pase, debes tener completados los SEMANALES, algo que obliga al usuario a invertir horas y horas para llenar esa cuota. Son como una especie de deberes, como un cupo que debes cumplir para seguir avanzando de nivel.

Y lo peor es que se lo toman en serio. Y MUCHO.

En los dos últimos cumpleaños que hemos asistido, el regalo estrella ha sido el Pase de Fortnite. Evidentemente, los míos ya me han sentenciado que quieren uno para su cumple. Je, je…angelicos, que esperen sentaos.

Total, que haciendo cuentas, el jueguecito me cae cada vez peor, pero al igual que el reggaeton y aledaños. Pero es algo social donde nuestr@s hijo@s se manejan a diario y nosotros como progenitores no podemos evitar que ocurra. Lo que sí podemos hacer es educarlos para que hagan un buen uso de ellos, eso sí es tarea y obligación nuestra.

Así que, procedí a aplicar el nuevo horario de “Maquinitas en etapa escolar“.

No hace falta que os diga la histeria inicial que sucumbió en ellos. Haciendo acopio de una gran entereza, dice mi grande: – Mamá, es que todos mis amigos juegan toda la tarde ¿Qué voy a hacer yo ahora?  Voy a ser el bicho raro, ya verás. -. Acordamos que una vez todo estuviera ordenado, deberes terminados y obligaciones cumplidas, tendrían media hora al día para jugar y los findes y festivos, a negociar. – ¿Media hora? Entre que el juego se carga o no, ya habré gastado casi la mitad del tiempo que tengo.– Pero eso es lo que hay, ni más ni menos. Soy mala, muy mala, lo sé. Pero…

Y leed este post de Andro4all. Ilustra muy bien lo dicho.

Os dejo, que me voy a hacer unos kills

Un pensamiento sobre “Mami, quiero un pase para hacer muchas kills, y otros ciber-riesgos del Fortnite

  • el 17 noviembre, 2018 a las 00:03
    Enlace permanente

    Muy bien apuntado. La verdad que el tema de con quién se ponen en contacto es algo muy delicado. Pero como bien indicas más que prohibir es supervisar y dar unas normas. Conmigo ocurría lo mismo, pero como era la prehistoria tecnológica, eran los chats. Cuando entraba siempre con supervisión. Así vas viendo y aprendiendo los límites de la red.

    También por haber vivido esos tiempos, soy más consciente de la suplantación digital. Y por eso reconozco que soy desconfiada y hay interacciones / acciones que ni en broma pienso realizar por estos medios. Que Lola quizás es Manolo ^^u

    Y como te dije el otro día: un 10 por tu forma de actuar. Totalmente coherente ;-)

    ¡Saludotes!

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.